1. desde que estoy jubilada, o sea con jubilo,hago multitud de cosas que antes no pude hacer y tengo en cuenta las recomendaciones de los psicólogos, como lo de los crucigramas,ir al mismo sitio por distintos caminos cada vez,fijarme en cosas concretas por donde paso como picaportes,balcones,y memorizar nombres, frases, etc. procuro poner todos los espartos para evitar al alemán

    Me gusta

  2. El alemán es una terrible enfermedad.La conozco muy de cerca y cada día me asusta más. Estoy de acuerdo contigo en que todo lo que hagamos por los que la padecen, y pueda mejorarles la calidad de vida, está permitido. Genial este sicólogo de quien hablas.

    Me gusta

  3. Ese psicólogo está espectacular!!! Y como bien lo dices hay que ejercitar el cerebro para retrasar la llegada del “alemán “. Siempre nos han dicho que hacer crucigramas, sopas de letras, sudoku y laberintos nos ayuda a mantener el cerebro activo y como te parece que hace poco leí que coser también ayuda, porque exige pensar en lo que se va a hacer, pocas costuras se hacen mecánicamente, la mayoría exige un razonamiento que obliga al cerebro a trabajar. Así que pongamos a trabajar el cerebro en estas actividades tan placenteras, ya trabajamos toda la vida en ejercer nuestra profesión, ahora a descansar y a hacer lo que más nos gusta obligando al cerebro a trabajar, que no descanse. Saludos.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s