FALCON CREST… EN LA OLLA

Esta famosa serie de los años 80 también tuvo sus momentos malos, pero hasta conocer la historia de hoy, no sabíamos que había terminado literalmente en la olla.

Hace poco en una cena con unos amigos hablábamos de las mascotas en casa y me di cuenta de que hay algo que une a casi todos los niños del mundo: el sueño de tener una mascota. Yo también lo tuve, pero no logré convencer a mis padres ni empleando el método de los ruegos y las lágrimas.

mascotas1-canas-kilos-estiloMi amigo Raúl, el anfitrión de la cena, también creció con esa ilusión pero sus padres eran igual de reacios. Un día en una fiesta de comunión le regalaron dos pollitos con las plumas pintadas de rosa y azul. Fueron aceptados en la casa a regañadientes, no creo que por ganas de tener mascotas sino pensando en darles un futuro mejor en beneficio de toda la familia.

Raúl siempre había soñado con tener una mascota mas tipo perro, pero o se quedaba con los pollos o nunca tendría ninguna; fruto de la resignación se hizo una idea de que eran un par de aves rapaces y como tales las veía y entrenaba para volar, así que les puso por nombres: Falcon y Crest.

mascotas2-canas-kilos-estiloLos pollos crecieron y engordaron reemplazando sus colores por plumas grandes y marrones, mientras tanto, él les enseñaba a pasear adheridos en sus brazos y a una orden suya, emprendían un corto vuelo como los halcones. Su orgullo y cariño por ellos aumentaba día a día, los sacaba todas las tardes a un huerto para que se airearan un poco y comieran bichos; no eran tratados como aves de corral sino como mascotas.

Cuando hacía un viaje en coche los pollos lo acompañaban, él abría los brazos en cruz y cada pollo se subía a uno de ellos; en la mitad del camino ya estaba tan cansado de esa posición que tenía que pedir ayuda a sus acompañantes.

Falcon y Crest no lo sabían pero alguien les tenía puesto el ojo y terminaron sus días en la olla. Su dueño aún los recuerda con cariño y ya está en la época de comprar mascotas a sus hijos. Espero que la historia no se repita porque ha empezado por regalarles Hámsters.

mascotas-canas-kilos-estiloLa imagen destacada es de Roksolana Zasiadko


  1. Eso mismo ocurrió en mi casa, a mis hijos le regalaron dos pollitos de colores crecieron en libertad, como pollos no como mascotas, cuando crecieron a uno lo liquidó el perro del vecino y el otro lo cocinamos sin que mis hijos se enteraran. Estaba buenisimo!!!

    Le gusta a 1 persona


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s