Arte y naturaleza en el Instituto Inhotim

Hoy traigo una recomendación que me llega desde Brasil. Hace unos días, al ver unas fotos en el facebook de un amigo, le pregunté por el lugar que había visitado y si le gustaría que las fotos y la historia de ese sitio aparecieran en el blog.  Su respuesta fue este completo artículo que pongo a continuación. 

instituto-inhotim-canas-kilos-estilo4Un millonario brasileño decidió convertir en realidad el sueño de muchos amantes del arte que deseaban apreciar las obras de los artistas en medio de un paisaje natural exhuberante. Para ello distribuyó su millonaria y apreciada colección de arte moderno en atractivas galerías que distribuyó por diferentes puntos de un jardín botánico de su propiedad.   Son 786 hectáreas, más de la mitad de las cuales forman parte de una reserva ambiental en Brasil.

Se trata del Instituto Inhotim, un museo privado fundado hace una década y aún poco conocido por los brasileños pero que ya fue incluido en la lista de visitas preferidas de turistas extranjeros amantes del arte.

La colección puede ser apreciada en el exhuberante jardín botánico con cerca de 4.300 especies de plantas, jardines y lagunas que el empresario Bernardo Paz sembró en una hacienda en Brumadinho, un municipio de 30.000 habitantes a sólo una hora (60 kilómetros) de Belo Horizonte, una de las más prósperas ciudades brasileñas. El museo ya fue elegido por el site especializado en turismo TripAdvisor como uno de los 25 mejor evaluados del mundo.

Paz inició su valiosa colección de arte moderno con obras de los brasileños Portinari, Guignard y Di Cavalcanti, pero hoy exhibe en las 18 galerías de su jardín botánico piezas de artistas como Cildo Meireles, Tunga, Vik Muniz, Hélio Oiticica, Ernesto Neto, Matthew Barney, Doug Aitken, Chris Burden, Yayoi Kusama, Paul McCarthy, Zhang Huan, Valeska Soares, Marcellvs y Rivane Neuenschwander.

instituto-inhotim-canas-kilos-estilo6

El jardín botánico, con unas 1.500 variedades, posee la mayor colección de palmeras del mundo. El museo, con una entrada modesta para su riqueza (25 reales o 8 dólares), requiere dos días de visita; pero en caso de que el visitante tenga buena marcha y no pare para almorzar, puede conocerlo casi por completo en sólo un día.

instituto-inhotim-canas-kilos-estilo9

instituto-inhotim-canas-kilos-estilo11

Mi amigo Carlos Augusto Moreno es periodista y trabaja para EFE desde hace muchos años (se nota, no?) a él le agradezco profundamente compartir este lugar que para muchos pasa desapercibido. Las maravillosas fotografías son de María Angélica Troncoso y Andrea Ramos.

*Si hacen clic sobre los nombres de los artistas pueden ver algunas de sus obras.


  1. Indudablemente, aunque haya que gastar dos veces para verlo entero, merece la pena. Brasil es un país muy grande. Conocer tanta belleza natural en el instituto Inhotim de Belo Horizonte, no tiene perdida. A ver si algún día aterrizo por allí.

    Le gusta a 1 persona


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s